- Broncano era cómodo para los hombres. Ya sabes lo que esperas ahora | Televisión - Aruaru kenko

Broncano era cómodo para los hombres. Ya sabes lo que esperas ahora | Televisión

La noche del miércoles, después de que el consejo de RTVE confirmara en medio de una bronca feroz dentro de la ficha de David Broncano, el humorista no lo mencionó en el capítulo de La resistencia es Movistar+. Pensé que me iba a caer, pero eso es lo que hizo que fuera tan difícil. Dado: “No lo que viene ahora”. Ricardo Castella, quien es el otro director de su programa, le enseña la guía y le responde: “Todo está en uno correo electrónicoY la presentadora le contesta: “Sí, sí, pero eso es lo que tengo, tengo mucho jaleo”.

Todo parece improvisado La resistencia, pero para ello es necesario prepararse bien. Broncano, de 39 años, es el menospreciado, pero es un tipo inteligente y talentoso que ha construido su propia marca, que ha transformado el formato del noche profunda y esto atrae a un público joven que tiene poca exposición a lo que llama televisión lineal. Este chico nacido en Santiago apareció en monólogos de comedia y en la radio, donde se hizo un nombre durante una década con un programa de drogas: Vida moderna, en la SER. Solo escuchaba a los insomniacs y lo que ponían, pero luego funcionó muy bien en YouTube y en los podcasts. Entró en la órbita de Andreu Buenafuente es razón tardía, que es un ejemplo de la noche profunda Clásico y brillante cuando lo reemplazó. Tanto es así que Movistar le regaló un primer programa, Loco Mundo, que en dos temporadas cambió de manos porque en 2018 estaba cansado La resistencia, desde un teatro, con más medios y más libertad. Salía justo de pués de razón tardía, como si fuera una versión subterraneo, Casos punk, del mismo formato, y así pasaron la travesía del desierto de la pandemia, sin público. Mantiene otro efecto en los jugadores cuando caen sobre la mesa.

Al igual que Buenafuente, Broncano sentó bien. Sus colaboradores, algunos más veteranos que él, tan camaroneros como él, son reconocibles y reconocidos. Cuando Buenafuente se retiró en 2021, se convirtió en el referente de las noches de Movistar+. Con un humor local y espontáneo, cada vez más detallado que la agenda de actualidad. No tienes monólogos, y deberías leerlos bien: el punto fuerte son entrevistas muy delirantes con personajes de la farándula o del deporte ante gente consciente de que no has visto sus películas, no has leído sus libros. , no has seguido sus fiestas. Continúa manteniendo enganchadas a más audiencias en plataformas de video y audio. Representa muy poco el cansancio de una generación, la millennial, que se ocupa de abandonarlos. X si, los boomers y conectar mejor con quienes están detrás.

En el mundo inglés son respetados los cómicos que, como Ricky Gervais o Sarah Silverman, se preocupan por pisar charcos y se acercan a los límites de lo tolerable. En la mejor comedia esto es aceptado y aplaudido, porque el comediante y su público comparten ciertos códigos y literalmente nadie entiende lo mismo. Es algo complicado. Mientras seguimos a Broncano, imaginamos el mismo programa en La 1 a las 21.45 horas, justo después del Telediario. Tendrás que elegir entrar con un nuevo estilo o, si esa es tu idea, prepararte para recibir las apuestas del diario. Cada palabra que diga será analizada. Es imposible complacer al mundo entero.

La junta directiva de TVE aprobó su fichaje por la mínima, con los bloques partidistas abordados, y posteriormente durante este debate intervinieron la presidenta de la institución, Elena Sánchez, y el director de contenidos, José Pablo López. Mientras la crisis inducida por la clase política lo invita a todo, ahora Broncano se ve en medio de la batalla. Dice que fue elegido por La Moncloa para debilitarlo el hormiguero de Pablo Motos, escoltado al fondo, cuando lo cierto es que el humor de Broncano tiene muy poca política, aunque suponga una sensibilidad progresista. Si dijo que costará 14 millones al año, cuando esa es la base de todo el programa, a 87.000 euros por capítulo, no más caro que otros y más barato que una serie.

El talento de Broncano es puesto a prueba puntualmente por el máximo público. Fue conveniente en comercios, canales de pago, plataformas y redes sociales. Ahora va a aguantar, eso sí, mucho más jaleo. Te resultará difícil babear El hormiguero, Muy ausente y más interesado en el público familiar. Un poco de aire fresco fluirá por la televisión pública, esa que abunda en tiempos menos temerosos.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_