- El Gobierno alemán está dispuesto a ajustar el gas en la mayoría de los partidos excepto en defensa | Internacional - Aruaru kenko

El Gobierno alemán está dispuesto a ajustar el gas en la mayoría de los partidos excepto en defensa | Internacional

Tengo que hacer más en defensa. Es el mensaje que sin duda repite el gobierno alemán en un momento en que Europa busca hacer frente a Rusia y reducir su dependencia de los asuntos de seguridad estadounidenses. Por primera vez en tres décadas, Alemania cumplirá el requisito de este año de la OTAN de asignar el 2% del producto interno bruto (PIB) a la defensa. Pero mantener este compromiso a través de la factura del resto de regiones de un país en el que la economía ahorradora aumentará este año un 0,1%, según las últimas previsiones de los principales institutos económicos del país. Y para reducir la tensión social, generar un descontento ciudadano que sea capitalizado por el exceso.

Ante este panorama, el ministro de Finanzas alemán, Christian Lindner, ya ha advertido de tener que abrirse el cinturón en el nuevo supuesto federal que comenzará a negociar este mes. Si los años de prosperidad caían en lo que cada ministro presentaba se asumía a principios del año anterior. Antes del 19 de abril, cada departamento deberá abastecer sus necesidades de gas al Ministerio de Hacienda. Todo esto fue agradable para mantener las relaciones entre los socios del tripartito, en particular entre los liberales de Lindner y sus dos socios socialdemócratas y verdes.

Las restricciones financieras y la decisión del líder liberal de emitir nuevos títulos han puesto en alerta a la gente ante posibles recursos sociales. “Sería fatal demostrar que vamos hacia el estado de bondad porque eso genera más dinero para el ejército. No estamos sólo en una fase de diversión externa. La democracia también está bajo la presidencia. El gas social es necesario para mantener la unidad en el país”, advirtió este fin de semana el ministro de Economía y vicecanciller alemán, el verde Robert Habeck, en una entrevista con el periódico Frankfurter Allgemeine Zeitung.

Los socialdemócratas y los verdes advierten del peligro de enfrentar la seguridad externa con la seguridad social y advierten que los intentos de revivir el Estado de bienestar no deben polarizarse aún más con respecto a la sociedad y complicar aún más la acción política. En su lugar, el freno de la deuda se ha flexibilizado en Alemania, que con una deuda pública del 64% del PIB es uno de los países con menor porcentaje de debilitamiento de todos los países industrializados. Coincidiendo con esta opinión de los economistas de Marcel Fratzscher, presidente del DIW, que cree que la austeridad de este supuesto es «tan perjudicial para la economía como para la transformación económica en un gran espacio» y renuncia a una excepción al freno de deuda para estimular reversiones.

Lindner, a cambio, pide establecer prioridades en materia de gas. “Este estado no tiene un problema de ingresos que deba resolverse mediante más deuda o más deuda. Tienes un problema de gas y eficiencia. Podemos cumplir con todos nuestros deberes si mantenemos la disciplina en la asunción del Estado y en nuestros sistemas sociales sustentables”, indicó en una entrevista reciente en el seminario. El tiempo.

Revisión de la subvención de la ciudad

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

En ese momento, en el debate sobre el supuesto, el ministro de Hacienda pidió una revisión del conocido como subsidio ciudadano, una ayuda para cubrir gastos básicos. «Hay que hacer todo lo posible para que la gente que realmente pueda pueda trabajarlo», declaró estos miércoles a la revista Correo renanosobre las ayudas que he dicho contiene muy pocos incentivos para que sus beneficiarios quieran integrarse en el mundo laboral.

El único ministro que puede respirar tranquilo es el de Defensa, que también cuenta con un fondo especial aprobado en 2022 de 100.000 millones de euros, destinado a reforzar el ejército alemán y adquirir nuevos sistemas de armamento y del que más de dos tercios de esta cantidad, según informó esta semana el ministro del ramo, el socialdemócrata Boris Pistorius.

Este fondo, que se convocará más adelante en 2027, avanza con la suficiente rapidez como para poder contratarlo sin romper el freno de la escritura. Una vez finalizada, la parte destinada a la defensa nacional -que en 2024 ascendió a 71.750 millones de euros (19.800 millones de fondo)- tendrá que financiarse íntegramente con la carga federal.

La debilidad económica combinada con el gas en defensa ha generado un requisito previo importante, que continuará en los próximos años. Según los economistas, sólo en 2025 podríamos tener un déficit de unos 20.000 millones de euros.

Al final, como explica Björn Kauder, economista del Instituto de Economía Alemana de Colonia (IW), es una cosa sencilla: si aumenta el gas en defensa hay que reducirlo en otras áreas. «Dado que los gases sociales representan la base del presupuesto federal, es obvio que necesitamos reducir el gas social», comenta.

Kauder recuerda que en los últimos años ha adoptado numerosas nuevas prestaciones sociales y considera «un progreso» frenar la expansión del Estado de bienestar. “Los políticos no tienen la fuerza necesaria para lograr avances reales”, indica. “La alternativa a Alemania puede ser la razón por la que los políticos no quieren actuar”, se suma al ascenso del partido ultrapolítico alemán.

Han pasado diez años desde 2010, cuando los bajos tipos de interés y la riqueza del mercado laboral crearon un gran margen laboral en los supuestos públicos. “Se podían permitir muchas cosas y no era necesario establecer prioridades. Como resultado, los políticos han olvidado cómo establecerlos”, explica Kauder. “La era de la abundancia ha terminado. La debilidad de los tipos de interés y el debilitamiento del mercado laboral están causando problemas subyacentes, al igual que la guerra en Ucrania y la migración. El crecimiento económico de Alenia es actualmente muy débil en comparación con los estándares internacionales. En este sentido, necesitamos nuevos medicamentos».

Con este panorama todo hace esperar una fuerte disputa dentro del gobierno de coalición en los próximos meses que podremos volver a llevarla al límite. Basta recordar lo difícil que fue para la coalición elaborar un requisito previo para 2024. Según información de fuentes cercanas al gobierno a las que tengo acceso El espejo, según el Ministerio de Defensa, sólo si salvan los juzgados de Medio Ambiente y Justicia, ambos con presupuestos muy inferiores a los de Defensa. Otros se desafiarán a sí mismos para reducir sus gastos.

Por ejemplo, el Ministerio de Exteriores contará con 5.100 millones de euros en 2025 (1.600 millones menos que este año), Familia 13.000 millones (900 millones menos), Educación 20.300 millones (casos 1.000 millones menos). Mientras, Desarrollo será uno de los más afectados, con cerca de uno de 9.800 millones (uno de ellos menos de 1.400 millones), el que se dirigió a su ministra, Svenja Schulze, para hacernos entender que se opondrá «enérgicamente» estas palabras, porque, según Dios, en la actual asunción sois «claramente la sombra del dolor».

El ministerio de Schulze destina casi la mitad de su presupuesto a la cooperación bilateral con los países en desarrollo. Organizaciones gubernamentales como One le han dado la voz de alarma. Según dijo su director, Stephan Exo-Kreischer, al Suddeutsche Zeitung, Este “tribunal claro” indica una “falsa comprensión de la política global” por parte de Lindner, ya que Alemania está perdiendo “un socio trans” en África, mientras que Rusia y China se han vuelto fuertes en esa región.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_