- La gente de Ecuador pasa - Aruaru kenko

La gente de Ecuador pasa

Los pasajeros de Ecuador pasan por aquí por la mañana. La empresa que alimentaba a 11.000 internos de 20 cárceles abandonó los comedores penitenciarios por una deuda del gobierno de Daniel Noboa de 30 millones de dólares que aún no ha sido pagada. Esto incluye también la escolarización diaria de un millón y un año de edad. La primera alerta de que los clientes no estaban recibiendo el pedido fue el 26 de abril. El Servicio de Atención a Particulares de la Libertad, SNAI, se negó a enviar un boletín en las redes sociales que quería suspender el suministro eléctrico y aseguró que tenían “garantizado el servicio con normalidad”, según información en un comunicado de prensa. Tras la emisión de este documento, el silencio quedó intacto. Una semana después, el presidente Noboa escribió en la red social La crisis, sin embargo, no ha sido atacada y los familiares de los presos se encuentran atrapados en la puerta de la Penitenciaría del Litoral, ubicada en Guayaquil, porque mueren en la madrugada.

La situación interna se agrava debido a las continuas denuncias mal manejadas que documentan organizaciones de derechos humanos de que nadie ha decretado el estado de conmoción interna y permitido el ingreso de militares a las cárceles. Los niños, las madres, las madres, las abuelas han cuidado esta vida con globos blancos con mensajes como “No a los maltratados” y fotografías en tarjetas gigantes de los corazones sanos y consagrados de los tomados. Un familiar de Araceli está preso en el penal de Latacunga y la historia es similar: “No hay comida, ni medicinas, los maltratan. No tengo conocimiento de que los militares hayan hecho esto, ya están pagando por sus crímenes. El presidente es malo”, dice la mujer.

Familiares de personas privadas de libertad en varios centros penitenciarios de Ecuador protestan frente al Complejo Judicial Norte, en Quito.KAREN TORO

En algunos documentos, el SNAI permitió que los familiares también asistieran a la comida en Los Pres. Para ello se organizó en los barrios la recolección de donaciones de familiares, amigos y amigas. “No queremos dinero y queremos apoyar a la gente”, afirma Araceli. El juego cayó bien entre los secuestrados y ordenó que el Ministerio de Hacienda enviara los fondos al SNAI en un plazo de 15 días para que pudiera garantizar la alimentación de los secuestrados. “El SNAI no tendrá excusa para solucionar este problema y tendrá que gestionar donaciones, instituciones públicas y privadas para la comida de los pres”, explica Fernando Bastias, del Comité Permanente de Derechos Humanos de Guayaquil (CDH).

Esta organización ha recibido alrededor de 105 denuncias de torturas y tratos crueles, inhumanos y degradantes desde hace cuatro meses, cuando entró en vigor el estado de excepción. La mayoría de los cargos provienen de la Penitenciaría del Litoral. Todos coinciden en que las personas son incomunicables de sus familiares y requieren asistencia médica por herencia causada por golpe de Estado o alguna enfermedad preexistente. Una de las prácticas de tortura identificadas por la CDH también se da a través de la alimentación. “Las Fuerzas Armadas retienen los alimentos, los dejan seguros y luego se los entregan a las personas privadas de libertad”, añade Bastias. Las denuncias también detallan que “los militares les dan la comida, los obligan a venir en un minuto, mientras tienen gasolina”, además.

El Gobierno se asegura de enviar uno noticias del crimen a Hacienda a través de un “secreto” informal, del Centro de Inteligencia Estratégica, en el que revela presuntos hechos ilícitos de carácter delictivo en los que estaría implicada la empresa Lafattoria SA, proveedora de alimentos para los 20 centros penitenciarios. “Los gobiernos anteriores desafiaron durante años al Ecuador ante estos delincuentes, adoptando otro tipo de política. Hoy se sienten avergonzados y obstaculizan el avance de este gobierno que, al final, los llama por lo que son: narcopolítica”, afirmó Noboa. El representante legal de la empresa también respondió a X diciéndole que recibió información errónea y que «parece una justificación para no pagar casi 30 millones de dólares». Además, dije que “la insinuación de corrupción sin pruebas constituye difamación”. Asegúrese de que su empresa haya sido verificada por la Contraloría del Estado y reportada a la Unidad de Análisis Financiero contra lavado de activos.

El gobierno hizo esta denuncia seis meses después de estar atado al poder y sin solución al problema. Mientras los familiares de los presentes presionan al Estado con una protesta en las calles para que resuelva el servicio de alimentación en los centros penitenciarios. Un grupo de personas se levantó para manifestarse frente al Consejo de Justicia de Quito, donde se llevó a cabo una audiencia de solicitud de medidas cautelares por falla de alimentación en prisiones que llevó a cabo la CDH.

Familiares frente al Complejo Judicial Norte, durante la protesta.KAREN TORO

El medio ambiente es raro y contaminado. Hay una preocupación obvia. Sandra mira un vídeo de la última prueba de vida de su hijo, preso en la costa. En la imagen el joven aparece sentado en el suelo de la celda sufriendo asfixia. Otro le agarra la cabeza para intentar respirar mientras un tercero lo agarra. El vídeo que recibí tenía una semana de antigüedad y es una de las pocas pruebas que existen de que su hijo está vivo. Los familiares de los presentes sabían poco de lo que sucedía dentro del muro negro de la prisión, cuando Daniel Noboa firmó un decreto de conflicto armado interno para permitir el ingreso de militares a las cárceles del país. Desde entonces las visitas están prohibidas. Luis, el hijo de Sandra, tiene 21 años y lleva tres años preso en esa celda en lo que ocurrió junto a una decena de masacres carcelarias. Pero su madre no está segura de sobrevivir a la tortura de quienes escuchan algo. «El día que grabamos este vídeo, teníamos un cuerpo para recibir la atención de los médicos y los militares se vieron obligados a buscarlo en la celda para torturarlo con gas», dice la madre, mientras mira el vídeo en el que aparece su hijo. tartamudeó que iba a morir.

El cuerpo de Sandra toma en cuenta la preocupación y el enojo al ver las imágenes, y se desmorona al decidir que Luis sufre de asma y que lo ha visto mucho más. “Estaba riquísimo”, asegura, y en el vídeo se ve mucho de lo mismo, con el pico marcado por los ojos y los ojos. «Sabemos que no estamos hablando con los tres amigos», dice Sandra y junto a ella preguntamos a coro a otras mujeres que se paran en la puerta del centro penitenciario con una bolsa transparente con droga en un intento de tener información sobre sus hijos. cónyuges o hermanos. Pero en la puerta los presos de la prisión miran en silencio.

Sigue toda la información de El PAÍS América en FacebookXo en el nuestro boletín periódico.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_