- La reforma de la ley que tolera la poligamia y el matrimonio de nietos en Marruecos si cabe en el arbitraje del rey | Internacional - Aruaru kenko

La reforma de la ley que tolera la poligamia y el matrimonio de nietos en Marruecos si cabe en el arbitraje del rey | Internacional

“No puedo autorizar lo que Dios ha prohibido, pero también puedo impedir lo que el Todopoderoso ha permitido”. Con este mensaje lanzado en 2022, el Rey de Marruecos puede iniciar la segunda reforma del Código de Familia o Código de Familia, marcando la primera revisión una modernización exitosa al inicio de su reinstauración. Mohamed VI fue guardián del Gobierno en septiembre del año pasado para poder implicarse en los trabajos tras meses de parálisis para actualizar una legislatura que permita la poligamia y tolere el matrimonio infantil. En su calidad de comandante de los Creyenti, con las atribuciones de los líderes religiosos, el monarca de la dinastía alauí impulsó la creación de una comisión compuesta por juristas, teólogos y representantes de la administración para recoger las iniciativas de partidos, ONG y sociedad civil en general.

Las propuestas para la reforma de Mudawana fueron presentadas hace un mes al primer ministro Aziz Ajanuch, quien recibió la remisión inmediata al palacio real. Por tanto, el contenido, considerado confidencial, se deja al público. La prensa marroquí, que ha filtrado algunas de las iniciativas, interpreta este silencio como un aviso de que el rey tiene un arbitraje ante una legislación que pretende restablecer la brecha entre los sectores religiosos conservadores y laicos progresistas de la sociedad marroquí.

«Hay que incorporar previamente el principio reconocido de confianza en la Constitución y la supremacía de los tratados internacionales ratificados por Marruecos, del mismo modo que hay que adaptar el texto legal a los cambios de la sociedad», aconseja la veterana feminista Skali. Fue elegido por el Partido del Progreso y Socialismo cuando fue enviado por primera vez a Mudawana. “Nos reunimos frente a un proceso democrático, ya que al final será el Parlamento el que impulsará la reforma legal”, afirma este dirigente de Familia y Exministración de la Familia. Pero la propia Constitución, aprobada en 2011, en plena Primavera Árabe, consagra el Islam como religión del Estado, rebaja el “espíritu de la sharía [ley islámica]”. Skali considera que el soberano interviene en el arbitraje de revisión de la Mudawana en su doble función de comandante de los Creyentes y garante de derechos y libertades constitucionales.

Las fiestas religiosas y los viajes del monarca parecen haber influido en el calendario legislativo. Mohamed VI regresó la semana pasada a Marruecos tras una visita privada a París ―de donde se encuentra hospitalizada su madre, Laila Latifa―, de la que conoció al finalizar las celebraciones del Ramadán, según informa a la prensa española. El monarca no viajaba a la capital francesa desde septiembre del año pasado, cuando regresó de urgencia a Rabat tras el terremoto del Atlas, que causó alrededor de 3.000 muertos. Entre el 4 de diciembre, cuando realizó una visita oficial a Emiratos Árabes Unidos, y el 15 de enero estuvo inmerso en el país magrebí en un viaje privado que le llevó a las islas Seychelles y Singapur.

A la espera de conocer el texto del proyecto legal, la división sobre los Mudawana ha vuelto a florecer en Marruecos. La feminista Nuzha Skali sostiene que quienes fomentan la división en la sociedad, ante el previsible reconocimiento de nuevos derechos a las mujeres, son las fuerzas políticas que más se han visto relegadas en el Parlamento. Los islamistas del Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD), que han tenido elecciones políticas posteriores entre 2011 y 2021, han protagonizado tres años en los últimos 125 comicios que llevan en la Cámara sólo 13 a los que estamos acostumbrados”. nuestras voces, que en 2004 nos acusaron de infieles. Entonces dijeron que habían convocado manifestaciones in situ con un millón de asistentes, pero ya nos dan miedo”, advierte la exdiputada de la izquierda, “Ahora no tienen el mismo peso en la sociedad civil, donde hay una consenso sobre la necesidad de reformar la familia de Códigos».

Dos decenas de feministas, intelectuales y periodistas han recibido graves amenazas a través de las redes sociales, donde han sido caracterizadas como personas «enemigas del Islam», por haberse mostrado favorables a una amplia reforma de la Mudawana. Se les ha acusado de promover la homosexualidad, las relaciones extramatrimoniales y el ateísmo. Entre ella se encuentra la escritora franco-marroquí Leila Slimani, cofundadora del colectivo Marruecos Outlaws. Otra asociación, que representa a un grupo de organizaciones feministas y de derechos humanos, presentó una denuncia ante la Fiscalía General para investigar una ola de mensajes intimidatorios que van desde amenazas de muerte hasta incitación al acoso.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

“No hay agenda jurídica, ni calendario para la aprobación de la reforma, la más previsible es la que se abre al final de la sesión parlamentaria, en el mes de julio”, asegura la veterana feminista Skali, refiriéndose al mes en que Mohamed VI recordará en el 25 aniversario de su entronización. “No hay ningún bloqueo; lo que se nota es la serie de cambios legales que requieren coherencia. En 2004 fue demasiado rápido, ahora hay que evitar la producción de nuevas lagunas legales”, alerta.

La aparente filtración de parte del contenido de la reforma del Código de Familia al portal de información digital Noticias del mundo de Marruecos, que pretende simplificar los procedimientos de divorcio y mejorar claramente la situación de las mujeres herederas, donde están relegadas frente a los hombres, también ha acogido a los grupos islámicos que son incompatibles con la nueva legislación con la doctrina del Islam. El PJD calificó la filtración de la «distorsión» de contenidos «contradictorios con la identidad musulmana, las directivas reales y las creencias del pueblo marroquí». El principal partido islamista reconocido parece haber lanzado una avanzada campaña electoral con la bandera de la oposición a la reforma de Mudawana desplazada transversalmente en las encuestas de intención de voto.

Mientras que el movimiento Justicia y Espiritulidad, una fuerza no reconocida oficialmente pero sí tolerada y hasta ahora ausente en la mesa política, aspira a ocupar el espacio abandonado por el PJD en el islamismo político en Marruecos. Durante febrero, esta organización religiosa de fuerte arraigo social presentó una plataforma política en la que daba a conocer sus disposiciones para competir en las próximas elecciones legislativas previstas para 2026.

El referente religioso de la ‘sharía’

Jurista vinculada a la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH), la abogada experta en derecho de familia Jadiya Rughany también ha litigado en procesos penales complejos, como la defensa de presas por su participación en el Hirak del Rif, los disturbios que agitaban el norte del país entre 2016 y 2017. “La reforma Mudawana parece un proyecto de ley como cualquier otro, pero es un aspecto muy particular, ya que la ley islámica es la principal referencia del Código de Familia”, apunta. “El rey, al igual que el Comandante de los Creyentes, tiene el derecho constitucional de intervenir mediante un arbitraje. Desde el principio marcó el paso de la reforma, empezando por el procedimiento”, detalla su análisis jurídico. «Está claro que el referente religioso del país existe sharíapero también hay otra constitucional, por el principio de igualdad, y otra internacional, por los tratados que vinculan a Marruecos”.

La abogada feminista Rughany reconoce que el texto de las propuestas de reforma es confidencial y que está estrictamente prohibido difundir su contenido. También admite la existencia de “demasiados puntos polémicos” en el actual Código de Familia. Cita, por ejemplo, la custodia de los hijos, con condiciones discriminatorias para la mujer, en el caso de la mujer divorciada que se va a casa. Consulte también las herencias de las hijas o hermanas. O en la boda de niñas.

“Las asociaciones feministas y de defensa de los derechos humanos contamos con un Código de Familia del siglo XXI, que tiene como referentes la Constitución y los tratados internacionales; no es normal que sigan aplicando criterios [religiosos] de hace 14 siglos”, opina. ¿Cree usted que difícilmente podrá abolir la poligamia, aunque sea un fenómeno residual, cuando, tras la revelación, algunos de los miembros de la comisión que elaboró ​​las sugerencias se han mostrado favorables a mantenerla, aunque sea en casos excepcionales? En algunos casos, lo mismo ocurre con el matrimonio de menores. “El rey debe dar su opinión antes de poder convertir las proposiciones en un texto legislativo articulado”, concluye.

Cuando las excepciones son la regla

A punto de cumplirse 20 años de la primera gran reforma del Código de Familia en Marruecos, partidos, sindicatos, asociaciones y expertos debatieron en las 130 sesiones consultivas convocadas por la comisión encargada de revisar la Mudawana. La legislación actual prohíbe el matrimonio a menores de 18 años, aunque permite que los niños tengan la opción de que la niña se case con un hombre adulto. En 2023 se presentaron 14.197 peticiones de autorización judicial en Marruecos. En 2022 hubo 20.097. Además de terceros, se aceptaron solicitaciones, según datos de la Fiscalía General.

Las organizaciones feministas también muestran la urgencia de reformar la legislación posterior que contradice la Constitución y los convenios internacionales a los que Marruecos ha suscrito. Según la ley vigente, si tienes varones hermanos, las hijas heredan la mitad que ellos. En caso contrario, estás obligado a compartir los bienes con tus hijos o el primero por línea paterna, a quienes también puedes despojar del patrimonio familiar.

En la asignación de la protección y custodia de los hijos en caso de separación matrimonial, los mártires siguen una discriminación respecto a los hombres, quienes también están obligados legalmente a acreditar el reconocimiento de la paternidad en el caso de hijos extramatrimoniales.

El ex primer ministro Abdelilá Benkirán cree que la reforma de la Mudawana obedece a una “conjura extranjera para convertir en europeas a los marroquíes”. Benkirán, líder de las filas del PJD, afirma ahora que la abolición de la poligamia no es una «cuestión urgente» en Marruecos.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_