- 'Punto de ebullición': Cocinas al borde de un ataque de nervios | Televisión - Aruaru kenko

‘Punto de ebullición’: Cocinas al borde de un ataque de nervios | Televisión

Cada vez que termino de ver un episodio de una serie ambientada en la cocina de un restaurante, me veo obligado a poner un capítulo de Emergencias relajarse. Así hago un gazpacho con la empuñadura que le agrego a su Carmen Maura Mujeres al borde de un ataque de nervios. Punto de ebullición Fue el primer cortometraje, después de una película y ahora de una serie de la BBC. Y entre el final de la película y el de la serie en España, que acaba de llegar a Movistar Plus+, hemos visto las dos temporadas de El osoLa tercera temporada llegará a España, en Disney+, a partir del 14 de agosto. No sé si todo esto es bueno para Punto de ebulliciónque no hace falta verla como la metáfora que tomamos antes de llegar al final de la serie de Christopher Storer —no en vano, el universo británico es anterior—, pero que inevitablemente lo es. Personajes orgullosos, ilusionados, dependientes, problemas de dinero, todo ello retratado con un tono realista que maneja la tensión y la intimidad como si estuvieran fuera del alcance de los demás. Todo esto lo comparten las dos series, que no es poca cosa. Y es que el otro tiene una historia muy parecida a la de tu novia y las dos chicas casi al mismo tiempo, próximamente en España presentaremos un caso similar.

En un país con una cultura gastronómica tan rica y próspera como el nuestro, la cocina no ha dado el salto a los programas, donde han pasado años generando éxitos, a la ficción, donde las más de las veces hemos tenido una serie como las citas. Chiringuito de Pepe. No sé si es por incomparabilidad de proyectos o reticencias de cadenas y plataformas, pero mantenme informado en segundo lugar, dado que la serie de profesionales que acuden a diferentes comisarías u hospitales tienen poca aceptación en España, y sólo por un tiempo. basta con que uno de ellos se abra para cerrar la puerta a todos los demás. Al final.

La excusa de no salvar vidas, que hemos desperdiciado en momentos de estrés laboral para denunciar a algunos lo que no nos dedicamos profesionalmente a salvar vidas, no parece resonar en la cabeza de los protagonistas de El oso tu odias Punto de ebullición. Entre otras razones, porque en cierto sentido todos creen que están salvando su vida: su vida.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o haga clic aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Regístrate para continuar leyendo

Leer sin límites

_