Rebelión en la cúpula por RTVE | Comunicación y medios

Una larga serie de reuniones y desconfianzas con la dirección sobre la forma de gestionar la empresa lograron sortear las cuerdas de la presidenta de RTVE, Elena Sánchez, que aceptó la carga durante un año y medio -de forma temporal y temporal-. trans el repentino fallecimiento de José Manuel Pérez Tornero. La crisis interna se extendió a las relaciones con el consejo de administración, que eran especialmente tensas. El choque de doble banda fue elegido como base para contratar al humorista David Broncano para hacerse cargo de las noches de TVE-1. Los ecos de este enfrentamiento han resonado en La Moncloa, que ya ha pedido la continuidad de Sánchez al mando de la radio y la televisión públicas. “El Gobierno le ha enseñado la sal”, aseguran fuentes de la empresa.

Este aumento de la tensión se produce precisamente a la hora de renovar la mitad del consejo, que se ve obligada a reducir el resto de miembros a tres años. Según la ley, en marzo se deberán elegir cinco miembros, cuyos nombres se elegirán al azar. El riesgo es que en esta primera fase se presenten tres vocales apoyados por el PP, uno del PSOE y otro del PNV. El actual consejo ha obtenido la respuesta del Congreso, que ha sumado seis miembros, y del Senado, que ha sorteado cuatro, entre una combinación de PSOE, PP, Unidas Podemos y PNV. Estas cuatro formaciones identifican claramente los dos tercios de los votos que exige la ley.

El Congreso también se hace cargo de la vacante del dejado Pérez Tornero (que formaba parte del cupo de los socialistas) para su delegación en septiembre de 2022. Algunos partidos políticos ya han iniciado negociaciones para configurar un nuevo consejo. Fuentes de RTVE no descartan que en el mismo silencio Sánchez esté desilusionado de la presidencia. Sánchez tiene esta comisión parlamentaria de control de juventud.

Pero antes de que los partidos ultimen la lista de sus candidatos, el máximo directivo de la compañía afrontará el martes 26 una prueba de fuego decisiva para su futuro al frente del grupo audiovisual. La junta directiva evaluará por segunda vez el contrato del programa del comediante David Broncano durante el atormentador encuentro del pasado lunar. En esa sesión, el presidente abordó el plan para vender un apreciación, durante tres años, con la productora de La Resistencia, un espacio de entrevistas de estilo irreverente y temeroso que Broncano presenta actualmente en Movistar+.

El programa, en la plataforma de pago desde 2018, es una coproducción de Encofrados Encofrasa, la empresa audiovisual fundada por el humorista en colaboración con los humoristas Jorge Ponce y Ricardo Castella, y El Terrat, empresa fundada por Andreu Buenafuente e integrada en la órbita de Mediapro. La negociación con TVE se maneja desde hoy y con esta oferta la televisión pública aspiraba a captar una audiencia joven, a publicar nuevas narrativas, ganar visibilidad en redes sociales y generar imágenes de marca. Pero, sobre todo, su objetivo era competir con contenidos que pudieran competir en el mismo horario de verano con el hormiguerode Antena 3, producto al que no corresponden ni TVE ni Telecinco.

El presentador de ‘La Resistencia’, David Broncano, en el programa.

Además, para la cadencia de público este formato resultó de que cada una de las ediciones fuera significativamente más pequeña que aquellas, por ejemplo4 estrellas, que se emite después de Telediario 2. Una vez consolidado en la programación de TVE, se contempla la posibilidad de que el programa de Broncano se cree en una plataforma de emisión pública y con los trabajadores de la casa. Actualmente se encuentra grabado en un teatro de Madrid.

La productora Encofrados Encofrasa aspiraba a que la alianza con TVE fuera por cinco años, un tiempo que el público consideró excesivo y lo redujo a tres. Esta fue la propuesta que llevó al consejo, sin defensa, como es habitual, al director de contenidos generales, José Pablo López, hasta que fue el presidente quien detalló los detalles del proyecto.

Durante esta reunión, cada uno de los concejales expresó su opinión sobre el contenido, modelo de producción y coste del programa (14 millones de euros al día). A favor se mostraron los vocales propuestos por el PSOE, Ramón Colom y Concepción Cascajosa, así como Roberto Lakidain, avalado por Unidas Podemos, y el representante del PNV, Juan José Baños. Contra la postura de Jenaro Castro, Carmen Sastre, Consuelo Aparicio (PP) y José Manuel Martín Medem (Unidas Podemos). Los siguientes le dijeron al concejal que “al asombro de todos”, la presidenta optó por la abstención y dijo que examinando las distintas intervenciones había “modulado” su posición. Tenía pues un proyecto en el que me habían revertido varios meses de negociación.

fecha-clave

Esta abstención generó una fuerte polémica dentro del consejo. Zanjó Castro con una nueva propuesta: estudiar la posibilidad de que la duración del contrato con la productora Broncano se reduzca de tres años a uno. Una sugerencia que se abordará en la sesión prevista para el martes 26.

El cambio de opinión del presidente se produjo una y otra vez por las relaciones con el equipo que ocupaba la primera línea de dirección, que al día siguiente dejó a Sánchez en la comisión directiva. En esta reunión sólo escuché de Verónica Ollé, directora del gabinete, y uno de sus pocos alias incondicionales. Otros seis vocales, entre ellos el secretario general, Alfonso Morales; el director de contenidos informativos, Pep Vilar, y el director de contenidos informativos, José Pablo López, declinaron acudir a una citación poco después. “Era su forma de expresar mal con la forma en que se está gobernando la empresa”, sostienen fuentes internas. Añade que el presidente ha pasado por alto la junta directiva y ha creado un “comité de dirección B”, formado por personas de su círculo más cercano, que toma las grandes decisiones. “Allí, en este reducidísimo núcleo duro, si debates todos y luego te subirán al comité”. Preocupado por las reuniones dentro de la empresa, un portal oficial de RTVE se negó a comentar.

Las desventuras del Prado del Rey quedaron especialmente patentadas por la presidencia y el responsable de contenidos, José Pablo López, que se ha incorporado a la cadencia pública de los dos años que lleva como director general de Telemadrid. Anteriormente estuve ligado a Trece ya La Sexta. Sí, finalmente La resistencia El terror en la televisión pública, en una condición o en otra, ha inclinado la balanza en la palma de batalla que planea sobre RTVE.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_