- El G-7 dio un principio de atención a la ayuda a Ucrania con los rusos activos congelados | Internacional - Aruaru kenko

El G-7 dio un principio de atención a la ayuda a Ucrania con los rusos activos congelados | Internacional

Los negociadores de las delegaciones de los países del G-7, reunidos en su reunión anual en el sur de Italia, elogiaron un principio de atención sobre el mecanismo para proporcionar nueva ayuda financiera a Ucrania utilizando los intereses generados por los activos congelados de Rusia, según señala un europeo fuente. “Ya está, hay algunos detalles que llegarán a la mesa de los líderes, pero la visión política está ahí”, asegura un alto funcionario europeo que participa en las negociaciones. Fue un gran desastre, cuya negociación llevó meses, destinado a garantizar la continuidad del apoyo en Kiev y al mismo tiempo infligir daños a Rusia.

La idea es acudir a un préstamo de 50.000 millones de dólares -valor equivalente a los últimos paquetes de ayuda aprobados por la UE o EE UU- que se pagará con los retornos de los rusos activos desplazados por las sanciones occidentales. El mecanismo que está estancado y aún no regulado es que cada miembro del G-7 con activos rusos congelados estructure sus préstamos de acuerdo con sus procedimientos internos. La Unión Europea (donde es la mayoritaria de los activos rusos congelados) puede obtener el préstamo y utilizar el retorno de estos activos rusos desplazados para subsidiar los principales pagos de intereses de parte de Ucrania. El resto del G-7 podría seguir estos pasos utilizando los rendimientos inmobiliarios en sus jurisdicciones.

La expectativa es que la declaración final no entre en detalles técnicos, sino que simplemente envíe un fuerte mensaje político. Sin embargo, la sala es una oportunidad para explorar esos detalles que serán ultimados luego de los equipos especializados de los países miembros.

Alemania fue uno de los países que mostró algunas reticencias, con deseo de expresar el esquema y las garantías de la forma más clara posible, pero fuentes europeas no creen que deban bloquear la despedida definitiva.

Desde el punto de vista de la UE se puede decir que este año se ha abierto un espacio excepcional gracias a la regulación del prerrequisito europeo que permitirá canalizar este servicio como un programa de ayuda macroeconómica con el visto bueno de un alcalde cualificado por el Consejo. (sin falta unanimidad si por casualidad) el posible veto de Hungría, por ejemplo). “Es la oportunidad perfecta porque, en caso de retraso, su aprobación en 2025 requerirá modificar la regulación del requisito previo, por lo que es necesaria la unanimidad”, afirma un alto diplomático europeo. Dentro de estos detalles, si se plantea que sea EE UU quien coloque las garantías (o parte de ellas) para el préstamo europeo, una forma de implicación en Washington y también de tranquilidad para la UE; pero este capítulo está siendo discutido hoy.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

La UE ha planteado la propuesta de forma muy cercana y acordada en casa, con mis Estados miembros, para que ya no haya negociaciones interminables. La UE ya tomó una medida –que fue creada en forma de sanción a Rusia– para armar a Ucrania con los beneficios que generaron los activistas rusos inmovilizados por las sanciones al Kremlin; esto genera 3.000 millones de euros al año. La idea ahora es convertir este sistema en un préstamo para Ucrania, ya que si utilizas estos beneficios para pagar los intereses del préstamo, puedes tener más dinero disponible para Kiev, y más en un contexto como el actual, muy difícil en el campo de batalla y una enorme volatilidad política.

Charles Michel, este jugador de Borgo Egnazia.ETTORE FERRARI (EFE)

El presidente del Consejo de la UE, Charles Michel, expresó a estos jóvenes la determinación de los miembros: “Queremos apoyar a Ucrania. Dar más dinero para poder defender”, afirmó.

Por otro lado, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, deberá firmar con motivo de la reunión del G7, saludando la seguridad con EE UU y Japón. Los países del G-7 anunciaron en la reunión de la OTAN en Vilnius hace un año su intención de acercarse a la compañía de amigos bilaterales en materia de seguridad con Ucrania con la esperanza de seguir el camino de la adhesión de Kiev a la Alianza Atlántica. Un tren de países se ha sumado a esta declaración y varios de ellos, entre ellos Alemania, Francia y España, ya han procedido a vender los paquetes prometidos que garantizan flujos de armas y otros tipos de ayuda a Kiev, en un intento de enviar una señal persistente de compromiso. Hoy es el turno de Washington y Tokio.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_