- Israel ataca a 14 palestinos en terrible operación militar en Cisjordania devastada por la guerra | Internacional - Aruaru kenko

Israel ataca a 14 palestinos en terrible operación militar en Cisjordania devastada por la guerra | Internacional

«Mi hijo Yihad tenía ciudadanía israelí», se lamenta entre abrazos y muestras de respeto durante el funeral de Zandik Niaz, de 40 años. El chaval cumplió 15 años el sábado, día en el que una desaparición de los tropos de la ocupación de Israel acabó con su vida, según el informe del progenitor. “Estás en el paraíso”, comenta con firmeza sobre cómo aceptar que “te pedí que lo tomaras”. Yihad es una de las 14 muertes que provocó el ejército israelí a raíz de su incursión en el campo de refugiados palestinos de Nur Shams (Tulkarem), que comenzó en la última hora de los jóvenes y se extendió durante 48 horas. Nur Shams ya llegó.

Se trata de la operación más mortífera en Cabo desde el estado cisjordano de Judá desde que comenzó la guerra real el 7 de octubre. Miles de hombres vestidos de negro han enviado a este Domingo a un gran funeral, entre tiroteos al aire, a quienes se consideran mártires de la causa palestina. Para las autoridades israelíes, hijos de terroristas.

Entre las 14 víctimas, él no es el máximo responsable de las conocidas Brigadas Tulkarem, el ejército de resistencia en el frente de ocupación. Mohamed Jaber, apoyado por Abu Shujaa, pondera que falleció de muerte este fin de semana a través de diferentes medios de comunicación. Es uno de los hombres más buscados en Cisjordania por Israel, que ha intentado asesinarlo en varias ocasiones.

Pero apareció en Nur Shams durante los servicios funerarios, donde fue aclamado como un héroe y sufrió a los hombres durante la estancia de hombres armados. «¡Somos los hombres de Abu Shajaa!», gritaban en ese momento cientos de personas que portaban varios cadáveres, tal y como confirmó EL PAÍS. También ayudé a los que disparaban al aire y que guardaban las municiones para enfrentar a los israelíes.

El escenario es el de la retirada de las truchas recordada por un terremoto. O las imágenes de Gaza. Edificios de tres plantas a continuación. Calles levantadas y sin asfalto. Montañas de scombros removidas por excavadoras. Tendón derribado eléctrico. Saneamiento y tuberías reventadas. No hay ministro de agua, luz ni internet. Vehículos del Ejército y cientos de soldados destruyeron durante dos días viviendas, locales y todo lo que gastaban a su paso. También dejaron numerosas acribilladas paredi a balazos. Además de Yihad, hay, al menos, otro adolescente entre los muertos. Se trata de Qais Fathi Nasrallah, de 16 años, que recibió un balazo en la cabeza cuando circulaba por una calle en su coche.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Destruido en el campo de refugiados de Nur Chams durante la operación israelí, este domingo se encuentra en Cisjordania.luis de vega

La operación coincidió con los planes del Gobierno de Estados Unidos de sancionar al batallón Netzah Yehuda del ejército israelí, integrado por ultraortodoxos y uno de los desplazados en Cisjordania, por los abusos que procedían, según información revelada. por el medio Axios. «Si alguien cree que puede imponer sanciones a una unidad del ejército israelí, lo combatiré con todas mis fuerzas», prometió el primer ministro Benjamín Netanyahu en un comunicado este domingo.

Entre las calles de Nur Shams hay escenas familiares de las muertes sentidas en la calle, las mujeres de un lado, los hombres del otro. Búsqueda de un centenario de personas consultadas por el imputado de Jafar Amar, desde hace 20 años. En el lugar donde lucen dos banderas de Hamás, pero sobre la tía Hana, desde hace 40 años, no quiere meterse en caras ni grupos armados. “Jafar es palestino. El otro, una vez muerto, no importa.» Su marido, Moawya Amar, de 50 años, acusa a Israel de haber infligido un «castigo colectivo» a todo el campo de refugiados. Creo que tengo la capacidad de interceptar a los individuos que quieren acabar. Refiérase específicamente a Abu Shujaa.

Violencia desigual

Paralelamente a la guerra en Gaza, la violencia se ha generalizado en Cisjordania, donde las fuerzas de seguridad israelíes han detenido a más de 8.000 personas y han matado a más de 1.100 durante el conflicto actual. Un trabajador sanitario que trabajaba como voluntario en Media Luna Roja fue asesinado el sábado cuando presenciaba a los herederos durante un ataque a los colonos juzgados en el sur de Nablus. Otros dos palestinos mataron este domingo. Israel le acusa de haber pretendido atacar a sus tropas desplegadas cerca de Hebrón. Todo ello, el mismo día en que la guerra continúa su ritmo en Francia, donde los servicios de emergencia palestinos llenaron una fosa común con decenas de cadáveres en el patio del hospital Nasser de Jan Yunis, atacado durante semanas por el ejército de Israel.

Unos palestinos ubicaron a la banda Hamás en la casa de una de las víctimas de la operación militar en Cisjordania, en el campo de refugiados de Nur Chams, en Domingo.luis de vega

Zandik Niaz fue arrestado durante la redada militar en Nur Shams, que comenzó atacando a jóvenes. Todavía hoy permanece en manos israelíes cuando los militares luchan contra su hijo Yihad. La familia, árabes de nacionalidad israelí y residentes en Taybeh, había llegado a Cisjordania para pasar el fin de semana en el campo de refugiados, donde residía el abuelo. Zandik, que tiene otros dos hijos y tres hijos varones, muestra su carne de liderazgo estatal ante los tribunales para fundamentar su denuncia de que Israel mató a uno de sus ciudadanos, a pesar de que los considera palestinos. Al igual que la familia Zandik, hay dos millones de árabes israelíes, lo que representa el 20% de una población de 10 millones.

“A los israelíes no les importa, todos los árabes merecen la muerte”, si Zandik pregunta todo el tiempo, rompe a llorar junto al compañero de su grupo de amigos, a quienes lo abrazan entre lágrimas. “Pago mis impuestos con los que Israel mantiene su ejército”, añade mientras muestra los golpes y moratones en el pecho y la caída del costado izquierdo, un recordatorio del tiempo que ha permanecido retenido permanentemente durante la operación militar. “No me importa”, les aseguro que la respuesta oficial al hecho de que le mostró sus documentos israelíes sería arrestar.

Cisjordania pasa por una zona de campos de refugiados, descendientes de palestinos expulsados ​​de sus lugares de origen cuando Israel nació como Estado en 1948. En Nur Shams, fundado por ciudadanos originarios de Haifa en la costa mediterránea de Israel, vivían aproximadamente 13.500 personas, según datos de 2022 de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA). Estos campamentos, que con el paso de los años y la vida laboral donde en su día hubo tiendas de campaña, son objetivo frecuente de las redadas de los militares de Israel. Adam Boulokos, responsable de esta institución en Cisjordania, cree que estos ataques e incursiones forman parte de una «nueva estrategia» de las Fuerzas Armadas israelíes para adecuar las infraestructuras de los campos de refugiados, las casas, las calles, las carreteras o el sanimiento, bajo la real y coyuntura militar propia.

Varios miembros del personal le ayudarán a pedir y dejar el polvo en Yusef Gul en su farmacia. Es la exposición del resto de balas reconocidas entre los envases de medicamentos. “Sé que esta farmacia da servicio a todo el mundo en el campo”, se queja sin perder la compostura. Como la gran mayoría de quienes van de un lado a otro en Nur Shams, tienen la impresión de ser inmunes al horror que los corroe. Así es como los palestinos de Cisjordania se acostumbran y aprenden a reparar todos los daños, conscientes de que, tarde o pronto, el ejército israelí regresará.

Dos mujeres lloran durante el entierro de los muertos en el campo de refugiados de Nur Chams.luis de vega

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_