- La violación de una menor perpetrada con insultos antisemitas enciende la campaña electoral en Francia | Internacional - Aruaru kenko

La violación de una menor perpetrada con insultos antisemitas enciende la campaña electoral en Francia | Internacional

En Francia, en los días de las elecciones legislativas que pueden conducir al derecho definitivo al poder, la violación del sábado pasada por un menor en Courbevoie, cerca de París, despertó el interés en el país y enardeció la campaña electoral. La acusación de dos niños de 13 años y los detalles del ataque antisemita sufrido por la víctima de 12 años tocan puntos sensibles de la sociedad francesa: la violencia machista, la delincuencia juvenil y el antisemitismo.

Los repetidos episodios de violencia han marcado el ritmo de la actualidad en Francia en los últimos años y alimentan la sensación de inseguridad en una parte de la población. Son un factor clave para explicar el resultado electoral del Reagrupamiento Nacional (RN), el partido que, con la bandera de la ley y el orden y la promesa dura con la emigración, parte como favorito para las elecciones del 30 de junio. y 7 de julio. Muchos de estos éxitos tuvieron como protagonistas a los adolescentes, en un proceso en el que el presidente Emmanuel Macron se calificó con el paso de «descivilización», un término inspirado en el sociólogo alemán Norbert Elias, pero que la extrema derecha utiliza para denunciar la supuesta desintegración social. antes de la inmigración.

El ataque a Courbevoie también se produjo en un país donde, en el último año, ha habido 84.000 víctimas de violencia sexual fuera del ámbito familiar, según datos del Ministerio del Interior, un 6% más que el año anterior. Otro punto sensato, y no menos preocupante, vinculado al crimen de Courbevoie es el constante aumento de los actos antisemitas en Francia, que aceleraron el ataque de Hamás a Israel el pasado 7 de octubre y el posterior bombardeo israelí de Gaza.

Esta es la historia de una tragedia personal y social. E inevitablemente político, dado el contexto electoral y una larga tradición de antisemitismo con el que nadie quiere asociarse. Hay dirigentes y candidatos de un partido, La Francia Insumisa (LFI) de Jean-Luc Mélenchon, acusado de fomentar el antisemitismo para captar el voto de los franceses de origen árabe. Y el otro, el RN de Marine Le Pen, acusado de explotar el antisemitismo en el sentido contrario, para ganar votos presentándose como el partido defensor de los jueces franceses, pese a ser heredero del Frente Nacional, fundado -entre otros- por bien -Conocidos antisemitas y colaboradores de la Alemania nazi.

los hechos

Los hechos ocurrieron el 15 de junio a las 15 horas. La víctima había pasado a ver a un amigo. Al regresar a casa, dos niños fueron atacados. Un tercero la llamó “sucia judía”, según el testimonio de la niña, citado en el diario Le Parisien. Luego, según mi testigo, la llevaron a un edificio abandonado, le dispararon, la tiraron al suelo, la fotografiaron y la domesticaron colocándole un cuchillo en la cara. Le Parisien Explica que entonces los agresores «le impusieron penetración vaginal y análisis, como si fuera un sentimiento», y la amenazaron con matarla lo denunciaron. El pasado sábado la víctima lo denunció. Los dos atacantes fueron detenidos el lunes y el martes por la noche acusados ​​de “violencia grupal, pena de muerte y lesiones y violencia de carácter antisemita”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

En el Consejo de Ministros de este miércoles, Macron denunció «la placa del antisemitismo» y ordenó al Ministerio de Educación organizar «un tiempo de intercambio» sobre el tema en las escuelas en los próximos días.

Mélenchon, que unos días antes había recibido duras críticas por considerar que el antisemitismo en Francia era «residual», fue el primero en reaccionar. Se declaró «horrorizado» porque la violación de Courbevoie «ilumina la condición del comportamiento criminal masculino de antaño y el racismo antisemita». También instó a «no convertir este crimen ni el malestar que genera en un espectáculo multimedia».

Respondió el ministro de Justicia, Éric Dupond-Moretti. «¿Cómo? Sigue querida. Mantén a esta chica y a tu familia tranquilas». Echo en Cara Haber restó importancia al aumento del antisemitismo. Y agregó: “Vergüenza a los que negocian con nosotros para salvar al tipo”.

Dupond-Moretti, que tendría que abandonar el ministerio si se cumplieran sus previsiones y los macronistas buscaran la alcaldía en las urnas, pretendería situar la cuestión en una de las opiniones más contradictorias de la coalición de ciudadanos, que reúne a muy sensibilidades dispares. Al Partido de Mélenchon y al Partido Socialista. Políticos que el 7 de octubre negaron haber difamado el ataque «terrorista» y otros que defendieron el derecho de Israel a responder, aunque luego criticaron la respuesta. A quienes utilizan el lema “Desde el río hasta el mar” para reivindicar la libertad de Palestina, ya quienes lo reprueban, como en el caso del eurodiputado socialista Raphaël Glucksmann, víctima de insultos antisemitas durante la campaña a favor de los europeos. Durante una entrevista de radio la semana pasada, y en respuesta a un encuestador preocupado por el acuerdo con LFI, Glucksmann prometió ser «intransigente» con esta sugerencia y dijo que «no podía restarle importancia». En el programa del lamado Nuevo Frente Popular se hace referencia a «la inquietante y sin precedentes explosión de actos racistas, antisemitas e islámicos en Francia».

La reacción de Le Pen

Lo significativo de esta campaña es que el partido de las carreras históricas proviene del antisemitismo francés, de finales del siglo XIX y de la Segunda Guerra Mundial, que hoy se postula como protector de los jueces. Le Pen declaró estos milagros: “La estigmatización de los judíos durante los últimos meses como parte del riesgo extremo de explotación del conflicto palestino-israelí es una amenaza real para la paz civil”. La RN reconoció el apoyo, más o menos explícito, de figuras como Serge Klarsfeld, historiador, cazador de nazis y auténtica autoridad moral en Francia. Klarsfeld dijo que, en caso de duelo entre un candidato de la izquierda y otro de la RN en el segundo turno, tiene clara su opción: «Entre un partido antisemita y un partido projudío, vote por el partido projudío. «

Le Pen se ha distanciado de esta parte de su pasado durante años, pero en las elecciones de hoy había un candidato del RN, Joseph Martin, que había escrito en las redacciones sociales un mensaje antisemita sobre las cámaras de gas del Holocausto. . Cuando se emitió el mensaje, el partido dijo que retiraba su apoyo.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_