Capital del Terror | Internacional

El terrorismo es un viejo conocido en la Lubianka, sede de la desaparecida KGB soviética, hoy FSB, los servicios de seguridad rusos. Todo Vladímir Putin ha aprendido todo lo que es válido para llegar a la cumbre hace casi 25 años y ha podido permanecer en ella al menos hasta 2030, algo que quedó confirmado en las recientes elecciones. El gran arte de cantar, el kompromat (dosis comprometedora) y la autoinculpación, el envenenamiento, la bomba y la pistola, la tortura, el gulag y la celda de castigo son la especialidad de la casa, practicada incluso en dosis masivas e inhumanas, en nombre del socialismo soviético hasta 1993 y de la Santa Rusia desde entonces.

El terror pasa al servicio del Estado. De los zares, de Lenin y sobre todo de Stalin, uno de los alcaldes asesinos en masa de la historia, a quien Putin se ha comprometido a rehabilitar. Solo interrumpió una breve pausa entre Gorbachev y el primer Yeltsin, cuando la élite del país decidió abandonar la violenta tradición soviética. Aquella fue una explosión discontinua en las alturas, sin su correspondencia en los países policiales del poder, hasta el punto donde fueron los siloviki (Los hombre fuerte en uso) aquellos que mantenían viva la llama, controlaban desde los tronos al Estado y luego los colocaban directamente en el trono del Zar a uno de los suyos.

El ascenso de Putin a finales de 1999 se produjo en medio de una campaña de intentos de concentración masiva en la que murieron más de 300 personas, al estilo perpetrador pasado en el Ayuntamiento Crocus de Moscú. Luego se les rindió homenaje a los terroristas y sirvierons chechenos para justificar la brutalidad de la intervención rusa en la segunda guerra chechena. Catherine Belton, ex corresponsal de Tiempos financieros En Moscú, el biógrafo de Putin se preguntó si «los hombres de seguridad podrían ser los que bombardean a su propio pueblo en un intento de crear una crisis que asegure su presidencia» (Los hombres de Putin. Cómo la KGB se adhirió a Rusia y chocó con OccidentePenínsula).

No es una pregunta insidiosa, porque muy poco se sabe de las autoridades de aquella campaña terrorista de septiembre de 1999, hasta el punto de que el investigador fue asesinado en circunstancias extras o encarcelado, como ha sucedido muchas veces con numerosos asesinatos de periodistas. , empresarios, agentes secretos y disidentes. La inexplicable e inexplicable muerte de Alexéi Navalni en plenas elecciones es el último y políticamente relevante de todos estos casos. Si quienes intentaron conducir a Putin hacia el poder, en el Moscú actual, por el contrario, destacan su incapacidad para proteger a la población y su debilidad como gobernador, justo cuando empezaba a ser reelegido.

Nada ha contradicho el miedo al comportamiento del Kremlin. La primera reacción del entorno de Putin se informó directamente a Kiev. Por parte del Presidente Ruso en su discurso sobre los esfuerzos, ni una palabra para el Estado Islámico que volvió a indicar la masacre, dos para sugerir la complicidad de Ucrania y más para introducir el nazismo de medio, la misma etiqueta nefasta con el que afecta a Kiev y sus alias. Esta Rusia putinista es una fábrica de teorías conspirativas, siguiendo una tradición que también viene de la época zarista. Putin no se permite el ser menos ahora y aborrece la invención de un vínculo entre el Estado Islámico y el régimen democrático de Kiev, o incluso la OTAN y Washington si es el tercero, para intensificar los bombardeos de Ucrania como venganza.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_