- España llega al último alto en defensa de los aliados de la OTAN | Internacional - Aruaru kenko

España llega al último alto en defensa de los aliados de la OTAN | Internacional

Con un 1,28% de su Producto Interior Bruto (PIB) dedicado a defensa, España es el país que, proporcionalmente, tiene menos recursos destinados al gas militar de los 32 alias de la OTAN. Según los datos registrados por la Alianza Atlántica y repartidos a lo largo de estos meses, España cae en un año del puesto anterior al último de la lista, más allá de Eslovenia, Luxemburgo y Bélgica. Se trata, sobre todo, del 2% del PIB acordado por los aliados en 2014 y que, en realidad, afecta a 23 países de la OTAN, en un escenario de aumento sin precedentes del gas para defensa y de las compras de material militar, desde que Rusia lanzó la gran invasión de Ucrania en febrero de 2022. Este énfasis en el rearme europeo ha llevado a otros europeos y a Canadá a informar, por primera vez este año, que la media de gas de defensa supera ligeramente este 2%.

El año pasado, los países de la Alianza que asignaron este porcentaje fueron hace una década, mientras que en 2014, cuando se planteó el compromiso del 2% en una reunión en Gales -con la causa subyacente de la invasión y la anexión ilegal de la península ucraniana de Crimea para el Kremlin y la guerra en Donbass (este de Ucrania)—, sólo tres de los miembros de la OTAN la cumplieron.

“En toda Europa y Canadá, los alias de la OTAN están aumentando el gas en defensa un 18% este año”, explicó el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, ante los focos de Washington, durante una reunión con el presidente estadounidense, Joe Biden. “Se trata del aumento de la decadencia del alcalde”, remarcó. «Esto es más del doble de lo que ocurrió hace cuatro años y demuestra que los alias europeos y Canadá realmente están dando un pase al frente y asumiendo su parte de la responsabilidad común de proteger a todos», añade el noruego.

Un objetivo para 2029

Los aliados que más gastan en defensa son Polonia (4,12%), Estonia (3,43%) y Estados Unidos (3,38%), aunque en este porcentaje de gas se incluyen los soldados y las pensiones, lo que hace que esta cantidad disminuya en algunos países. . España prevé incrementar el 2% del PIB en gas militar en 2029, e intenta tener más presente en la Alianza la reversión en la adquisición de equipamiento militar y en la investigación y despliegue —donde está por encima de la media y está ligado a 30 %, por la mitad del 20% del compromiso de Alianza—. Además, la contribución a las misiones de la OTAN, explican las fuentes aliadas, donde España participa en varias por ejemplo en los Bálticos. Sin embargo, el debate entre los alias se centra principalmente en un aumento significativo del gas en defensa.

Ya en la Cumbre de Vilna (Lituania) hace un año, los jefes de Estado y de Gobierno de los países de la organización militar coincidieron en que ese 2% del PIB era sólo el mínimo, no el techo. De esto nos encontraremos hablando en julio, en una reunión muy simbólica en Washington, donde recordaremos los 75 años de la Alianza Atlántica, no sólo con la mirada de los poetas de Ucrania y cómo se logrará el apoio para el país invadido. ; Sin embargo, por encima de todo, ya nos hemos centrado en la posibilidad de que el expresidente republicano Donald Trump regrese a la Casa Blanca durante las elecciones presidenciales de noviembre.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Trump tiene una relación difícil con la OTAN y durante su mandato consiguió en los últimos meses hacer dos compromisos de seguridad de la Alianza y tuvo que asegurar que EE UU no se conformará en defensa de aquellos alias que no cumplen con los Gales. compromiso en un 2%; aunque en su retórica lanzó incorrectamente ese pago y compromiso si llegaba a Washington y recurría a llamar «morosos» a los chienes no estaba atado a la figura.

Stoltenberg, durante su reunión con Biden, antes de la velada decisiva que se celebrará dentro de tres semanas, intentó tranquilizar al representante estatal e insistir en uno de los alcaldes vecinos: ayudar a Ucrania en un momento en el que puede brillar y en el que si es más difícil encontrar nuevos fondos. “Es importante que EE UU sepa que gran parte de este dinero real se gasta aquí en EE UU”, dijo el secretario general. “Los alias están comprando más de un equipo en EE UU. Así que la OTAN es buena para su seguridad, pero también es buena para los empleados estatales”, añadió.

El noruego lo explicó positivamente, y es posible que para EE UU lo sea. Pero es uno de los puntos débiles de Europa, donde en los últimos tiempos se ha profundizado el debate sobre cómo estimular la industria de defensa -a través de una nueva estrategia industrial sobre cómo evaluar el método financiero- para eliminar la dependencia del equipamiento estatal, y así aumentar la autonomía estratégica de Europa y de la Unión Europea. No solo porque puedas comunicarte con Trump y tomar tus guantes de seguridad. Las cifras muestran que los alias europeos son los que, en total, más contribuyeron al apogeo de Ucrania, pero el 78% de sus adquisiciones en materia de defensa desde el inicio de la guerra hasta junio de 2023 fueron lanzadas por empresas ajenas a la UE.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_